fbpx

10 Errores que Cometemos Con Nuestras Metas Espirituales

Cómo Formar Metas Espirituales que Nos Ayudan a Acercarnos a Dios y a Otras Personas
Metas Espirituales

Recientemente encontré en mi casa una libreta que no había usado todavía.

La libreta se titula “ 2020 – El Mejor Año”. Al ver el título, no sabía si reír por la ironía del título, o llorar lleno de desilusión. Durante el año 2020, para mi, muchas veces fue suficiente sobrevivir, en lugar de perseverar en alcanzar metas espirituales específicas para crecer espiritualmente.

Existen estudios que confirman que 77 por ciento de las personas que forman resoluciones de Año Nuevo son capaces de mantenerse fieles a ellas por una semana, mientras que solamente 19 por ciento de las personas se mantienen firmes en sus decisiones después de dos años.

Estas estadísticas parecen ser desalentadoras, pero es porque estas personas no cuentan con la presencia de Dios en sus vidas. Es Dios el que nos ayuda no sólo a pensar en metas espirituales, sino que nos ayuda durante el trayecto porque el propósito de dichas metas es cambiar nuestros corazones.

No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará.

Deuteronomio 31:8 Nueva Traducción Viviente

Cuando tomamos la decisión en nuestras vidas de complacer a Dios, sobre todo durante el año nuevo, Dios nos promete que Él mismo va delante de nosotros, mostrándonos el camino a seguir. Es normal sentir temor de que vamos a fallar. Pero Dios no permite que fallemos, ya que Él nunca nos abandonará y siempre está a nuestro lado, listo para ayudarnos.

A continuación mostramos 10 errores que debemos evitar cuando fijamos metas. Con la ayuda de Dios, nuestra fe crecerá y Él nos ayudará a cambiar en el año 2021.

No hay que enfocarnos en nosotros mismos

16 Alguien se acercó a Jesús con la siguiente pregunta:
—Maestro, ¿qué buena acción tengo que hacer para tener la vida eterna?

17 —¿Por qué me preguntas a mí sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solo hay Uno que es bueno; pero para contestar a tu pregunta, si deseas recibir la vida eterna, cumple[b] los mandamientos.

Mateo19:16-17 Nueva Traducción Viviente

Aquí vemos que este hombre estaba enfocado solamente en sí mismo y lo que él podría sacar para su propio beneficio.  

No deseaba acercarse a Dios.  Vemos claramente por este pasaje que su intención era solamente ser una buena persona con la meta de lograr algo para el mismo.

Yo mismo he cometido este error – he preparado listas que muestran las maneras en que puedo convertirme en una mejor persona, en lugar de enfocarme en lo que debo cambiar internamente para acercarme a Dios y a otras personas.  Cada vez que caigo en esta trampa y solamente cambio mis acciones externas.  Por lo tanto, acabo desilusionado y agotado en lugar de sentirme lleno de inspiración para ayudar a alguien.

La meta de cambiar nosotros mismos es el poder inspirar a otros a hacer lo correcto, así como ayudarlos a crecer y madurar espiritualmente.

Deberíamos ayudar a otros a hacer lo que es correcto y edificarlos en el Señor.

Romanos 15:2 Nueva Traducción Viviente

Al tener metas espirituales para el año nuevo, hay que decidir cómo podemos crecer espiritualmente e inspirar a otros y también a madurar en su relación con Dios.

Preguntemos: ¿A qué persona podemos ayudar e inspirar durante el año 2021 por medio de nuestro propio cambio?

Soñemos que es posible cambiar

Señor, mi corazón no es orgulloso; mis ojos no son altivos. No me intereso en cuestiones demasiado grandes o impresionantes que no puedo asimilar.

Salmo 131:1 Nueva Traducción Viviente

Durante muchos años me he propuesto metas que en realidad han sido poco realistas e imposibles de llevar a cabo. Todavía tengo amistades que se mofan del equipo tan caro de ejercicio que compre “P90X Plan Extremo de Ejercicio en el Hogar”

Creo que trate de utilizar el equipo una sola vez, hace seis años, y nunca lo repetí porque es imposible ejecutar 45 minutos de ejercicio de calistenia energética sin haber hecho ningún ejercicio durante años.

Presta atención a estas instrucciones, porque todo el que teme a Dios evitará caer en ambos extremos.

Eclesiastés 7:18 Nueva Traducción Viviente

La Biblia nos advierte que no caigamos en extremos cuando planeamos nuestras metas futuras.  Algunos objetivos que pensamos son espirituales pueden terminar siendo fantasías, por ejemplo, si nuestra meta es ayudar a 20 personas a convertirse en cristianos en un año, o tener la meta de orar una hora entera cada mañana a las 5 de la mañana.

Tenemos que darnos cuenta que cambiar internamente es un proceso.  Dios es paciente con nosotros.   Él nos encuentra a la mitad del camino y nos ayuda a progresar firmemente, paso a paso, para transformarnos en quienes Él nos ha destinado a ser.

Preguntemos: ¿Qué meta nos ayudará a acercarnos más a Dios?

Hay que olvidarnos de nuestra propia fortaleza

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.

Efesios 2:10 Nueva Traducción Viviente

A veces nuestras inseguridades nos impiden ver los talentos que Dios nos ha otorgado.  Cuando olvidamos nuestros talentos y nos enfocamos en lo que otras personas tienen, no vamos a reconocer lo bueno que Dios tiene preparado para nuestra vida.

Dios anhela que nosotros nos veamos de la manera que Él nos ve, y que nuestras metas reflejen su visión para nosotros.  El propósito no es convertirnos en quienes no somos.

Preguntemos: ¿Cómo podemos utilizar nuestros talentos este año nuevo  para beneficiar a otros?

Lamentos

21 Hijo mío, no pierdas de vista el sentido común ni el discernimiento. Aférrate a ellos, 22 porque refrescarán tu alma; son como las joyas de un collar.

Proverbios 3:21 Nueva Traducción Viviente

Uno de los errores que cometemos muy seguido es que nos rehusamos a aprender las lecciones del pasado.

Esta escritura nos enseña que Dios nos da el poder para seguir adelante por la vida, con sabiduría. Ganamos entendimiento cuando reflexionamos sobre las lecciones que aprendemos a raíz de las experiencias que pasamos. Dios desea que reflexionemos acerca de los eventos del año pasado y aprendamos de los errores que hemos cometido. Lo importante es darnos cuenta que el fallar no es fatal.

Pues la clase de tristeza que Dios desea que suframos nos aleja del pecado y trae como resultado salvación. No hay que lamentarse por esa clase de tristeza; pero la tristeza del mundo, a la cual le falta arrepentimiento, resulta en muerte espiritual.

2 Corintios 7:10 Nueva Traducción Viviente

Cuando volvemos a Dios al ver lo que la Biblia nos enseña, cuando reconocemos nuestro pecado y confesamos en oración ante Dios, comprendemos cómo nuestro pecado hiere a Dios, y así mismo comprendemos la manera en que herimos a otras personas.

Es importante enfocarnos en el perdón y la misericordia de Dios, y el deseo que Él tiene de nuestra reconciliación con amistades y familia. Ver nuestro pecado es una oportunidad de cambiar. No sirve de nada sentir solamente remordimiento si no hay cambio.

Preguntemos: ¿Qué podemos aprender de las lecciones del año pasado que nos ayudarán a acercarnos a otras personas este año nuevo?

Hay que terminar al principio

Por eso yo corro cada paso con propósito. No solo doy golpes al aire.

1 Corintios 9:26 Nueva Traducción Viviente

Comenzar el año con metas espirituales nos ayuda a tener esperanza e inspiración. Pero lo importante es no darnos por vencidos al poco de haber comenzado el año, olvidando estas metas espirituales al poco tiempo de haber comenzado el año.

Durante tantos años pasados me sentí tan orgulloso de haber escrito mis metas espirituales, usando nueva libreta, con una frase de motivación y escribiendo mis metas claramente. Pero las metas fallan cuando no tenemos un plan de acción que detalla pasos específicos para cambiar.

Si las metas que tenemos no son realistas, fallaremos y terminamos derrotados antes de comenzar a cambiar,

Preguntemos: ¿Cómo podemos prepararnos con metas detalladas y como vamos a seguir nuestro progreso?

Temor del futuro

11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. 12 En esos días, cuando oren, los escucharé.

Jeremías 29:11-12 Nueva Traducción Viviente

Han terminado los días festivos, pero aún recuerdo muchas de las canciones de la época navideña . Una de ellas es “Caminando en un Invierno Maravilloso”. Algunas de las palabras de la canción dicen “voy a enfrentar sin temor los planes que he hecho”

Dios nos muestra que no debemos temer al futuro porque Él ya tiene planeado nuestro futuro. Y sus planes son para darnos prosperidad, para protegernos, para darnos esperanza. A veces temo que los retos emocionales, físicos o de relaciones que me esperan en el futuro serán más duros que los que he enfrentado en el pasado, que posiblemente no pueda yo enfrentarlos.

Si tememos lo que vaya a pasar en el futuro al hacer nuestras metas espirituales, esta ansiedad nos evitará ver que sólo Dios nos puede ayudar a enfrentar lo imposible. Lo que nos ayuda a enfrentar el futuro con fe es ver la vida por medio de la perspectiva de Dios. Podremos enfrentar el futuro con fe en el poder de Dios que actúa en nuestra vida.

Preguntemos: ¿Que llevará a cabo Dios este año nuevo …que será mejor que el año pasado?

Nos aferramos

No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así

Filipenses 3 :13 Nueva Traducción Viviente

Esta escritura nos enseña que una parte importante de formar metas espirituales es olvidar el pasado. Es bueno reflexionar acerca de las lecciones que debemos aprender del pasado. Pero cuando nos aferramos al pasado y seguimos sintiendo culpabilidad, desilusiones, y dolores, esto no nos impide madurar espiritualmente.

Hay veces que nos aferramos a hábitos y maneras de pensar que nos impiden progresar. Hay que tomar la decisión de orar y reconocer los pecados que cometimos el año pasado, pidiendo a Dios que nos perdone y nos sane.

Hay que tener conversaciones espirituales con amistades que nos pueden ayudar a dejar el pasado atrás y tener una nueva perspectiva del futuro.

Preguntemos: ¿Nos estamos aferrando de algo en el pasado que debemos soltar para enfocarnos en nuevas metas espirituales? Debemos hacer esto con reflexión en lugar de con temor.

Luchando por tener control

Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.

Proverbios 16:9 Nueva Traducción Viviente

Hace algunos años un amigo me dio un libro titulado “El Loco en Control”. Pensé que no habría mucho que aprender de este libro, así que me salte a la primera oración de la primera página del último capítulo que decía “Si Usted se saltó el libro entero para leer este último capítulo, en realidad tiene usted un problema al querer controlar todo”. Cerré el libro y nunca lo volví a abrir.

Obviamente, el querer tener control total de todo a mi alrededor ha sido un problema con el cual he luchado toda mi vida. Este deseo de controlar todo ha afectado las metas espirituales que he establecido en años pasados. Es bueno planear, pero es vital comprender que sólo Dios es el que controla todo.

Para madurar espiritualmente, tenemos que tener suficiente flexibilidad y confiar que Dios nos está ayudando a cambiar y progresar, aún cuando parece que todo está fuera de nuestro control. Cuando luchamos por controlar todo, no podremos crecer espiritualmente ya que dejamos de enfocarnos en Dios y nos enfocamos en nuestras circunstancias. Al mismo tiempo, nuestro deseo de controlar todo afecta nuestras relaciones y la habilidad de acercarnos a ellos.

Preguntemos: ¿Qué áreas en nuestra vida queremos controlar, lo cual no nos permite descubrir y disfrutar los cambios que Dios desea para nuestra vida?

Nos adulamos a nosotros mismos

9 Cada vez él me dijo: «Mi gracia es todo lo que necesitas; mi poder actúa mejor en la debilidad». Así que ahora me alegra jactarme de mis debilidades, para que el poder de Cristo pueda actuar a través de mí.

10 Es por esto que me deleito en mis debilidades, y en los insultos, en privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo. Pues, cuando soy débil, entonces soy fuerte.

2 Corintios 12:9 Nueva Traducción Viviente

Dios nos promete darnos poder espiritual cuando admitimos nuestras debilidades. Es doloroso enfrentar nuestras debilidades, y por lo tanto evitamos ver la realidad al negarlas, o con presunción.

Ciegos de presunción, no pueden ver lo perversos que son en realidad.

Salmo 36:2 Nueva Traducción Viviente

Este salmo nos muestra que cuando tenemos presunción, no odiamos nuestros pecados. La adulación de nosotros mismos está basada en engaño, nos mentimos a nosotros mismos.

Por lo tanto, es imposible llegar a formar metas espirituales que nos ayudarán a cambiar en el futuro.

Cuando estoy con los que son débiles, me hago débil con ellos, porque deseo llevar a los débiles a Cristo. Sí, con todos trato de encontrar algo que tengamos en común, y hago todo lo posible para salvar a algunos.

1 Corintios 9:22 Nueva Traducción Viviente

Preguntemos: Que debilidades debo aceptar para poder crecer en mi dependencia de Dios?

Reemplazos

Queda claro que no es mi intención ganarme el favor de la gente, sino el de Dios. Si mi objetivo fuera agradar a la gente, no sería un siervo de Cristo.

Galatas 1:10 Nueva Traducción Viviente

Cuando buscamos la aprobación de personas, simplemente estamos tratando de ganar el favor de la gente, en lugar de la aprobación de Cristo. La aprobación de la gente no puede sustituir el amor y aprobación de Dios.

Es importante meditar y ver cuál es la motivación de nuestros corazones cuando estamos formando metas espirituales. Nuestra meta debe ser complacer a Dios, no a la gente. Cuando nos enfocamos en Dios, nuestras metas llegarán a ser espirituales, lo cual nos ayudará a cambiar nuestro corazón, no nuestro comportamiento.

Les daré un solo corazón y un solo propósito: adorarme para siempre para su propio bien y el bien de todos sus descendientes.

Jeremías 32:39 Nueva Traducción Viviente

Dios mismo tiene una meta para nosotros este año nuevo. Su meta es que nos acerquemos más unos a otros,que seamos unificados. Y esto solo sucede cuando ponemos a Dios ante todo en nuestras vidas.

Cuando incrementa nuestro amor por Dios, cuando lo servimos de todo corazón, nuestro cambio inspirará a que las personas a nuestro alrededor también crezcan espiritualmente.

Print Friendly, PDF & Email